El juicio contra Efraín Rios Montt


foto por Prensa Libre

foto por Prensa Libre

Por: Jessica Rivera


En la década de los ochenta, mientras aquí en los estados unidos disfrutanamos de la cultura pop, en Guatemala, los escuadrones de la muerte vagaban por el campo en una guerra contra la población desarmada indígena que duró por 36 años. Después de los terribles sucesos, fue informado que por lo menos de 200,000 Guatemaltecos  murieron en el genocidio, que de hecho, no fue declarado por los medios de comunicación internacional en esa época.

Los indígenas Mayas, fueron masacrados por el ejército Guatemalteco como sospechosos de ser parte de el movimiento guerrillero. Antes de ofrecer resistencia, la violencia contrainsurgente alcanzó su punto máximo durante los regímenes de los generales Romeo Lucas García (1978-1982), Efraín Ríos Montt (1982-1983) y Oscar Mejía Víctores (1983-1986). El Ejército de Guatemala masacró a mujeres, niños y ancianos, así como los hombres en edad militar.

Guatemala ha sufrido estos acontecimientos debido a que el gobierno no se hizo responsable a tomar medidas urgentes para poder proteger a su población especialmente a su población indígena. Ahora más de 30 años después, en el 19 de marzo de este año, el ex jefe Efraín Ríos Montt y ex jefe de Inteligencia Militar José Mauricio Rodríguez Sánchez, enfrentan, o mejor decir, enfrentaron juicio por 17 masacres perpetradas en el área ixil, Quiché, durante su poder. ¿Que se puede pensar de esto? Durante el juicio, doce testigos declararon contra los acusados y terminó debido a que no hubieron suficientes pruebas que demostraran que ambos ex jefes fueron culpables de los acontecimientos.

Muchos indígenas están protestando que se resuma el juicio contra los acusados y que se haga justicia por los terribles sucesos. Me pregunto, que, ¿si se resume el juicio contra los culpables después de haber sido amparados por la corte de la constitucionalidad, la gente podrá confiar a que el juicio sea creíble y transparente? Este caso no sólo es importante para el país, pero es un caso internacionalmente importante.

Advertisements